Clave de Sol

Beach House – Devotion

In Música on junio 1, 2009 at 08:43
Beach House - Devotion

Beach House - Devotion

No sé por qué extraña razón, las canciones lentas, pausadas, compuestas por grupos de pop-rock suelen calificarse, en un intento de hacer poesía, de canciones para días de lluvia.

Digo esto porque ya me he encontrado este adjetivo en muchas ocasiones y siempre me ha provocado risa. En primer lugar porque nunca me han gustado los lugares comunes, segundo porque es el típico recurso de quien no sabe expresar en palabras propias lo que siente con una canción en concreto y, en tercer lugar, ¿es que todas esas personas sienten lo mismo cuando llueve? Sé que no soy el único al que le entran ganas de vez en cuando de salir y dar saltos como Gene Kelly, por poner un ejemplo. ¿Por qué hay tanta gente que piensa en la lluvia cuando escucha una canción melancólica? ¿Por qué no en la nieve, en el granizo o en la niebla? ¿Está detrás de todo esto el Instituto Meteorológico?

De todas formas, creo que, como ya he dicho varias veces,  existe una sensibilidad muy desarrollada para los temas movidos, con ritmo, y muy poca para el resto (en este caso, entiéndase sensibilidad como la capacidad para distinguir y valorar matices). Es posible que sea por los géneros que forman parte de la educación musical general.

El caso que nos ocupa esta semana podría asimilarse al de Elle Belga, de los que hablamos la semana pasada. Devotion, segundo disco del grupo de Baltimore Beach House, publicado el 26 de Febrero del 2008, también es un ejercicio de sutileza, de caminar por esa fina línea en la que están confinadas la melancolía, la nostalgia o la lentitud, de saber encontrar, en ese estrecho territorio, diferencias, grados distintos que hagan vibrar emociones distintas.

Las dos armas fundamentales que utilizan sus dos integrantes, Alex Scally y Victoria Legrand (otro nombre de esos que te obliga a ser algo en la vida) son el órgano (tocado por ella) y las voces. Dicho así, casi podríamos pensar que son ideales para tocar en una iglesia.

Valga como muestra Wedding Bell, el tema que abre el disco, y que quede claro que no he hecho la comparación anterior a propósito. Efectivamente, haciendo honor al título, es una canción que transmite alegría. Los elementos que hemos comentado están ahí. Nadie puede darse por engañado si sigue escuchando el disco. Tal vez este tema, mejor que ningún otro, permita entender la idea que tiene Beach House del dream-pop, el estilo donde se les ha clasificado. En cierto modo, es otro ejemplo de comienzo en falso ya que, aunque el sonido es representativo, no lo es el espíritu, el tono, esa alegría de la que hablábamos.

El órgano se encarga de demostrarlo en las primeras frases de Came to Me, una melodía en tono menor que pasa de la melancolía a una especie de calma celestial a través de un elegante puente coral. Un tema precioso que destaca por su evolución interna.

De haber in single en este disco (cosa bastante discutible), sin duda sería Gila, una canción que brilla enseguida entre las demás por dos razones: en primer lugar porque la guitarra de Scally, al contrario que en el resto del disco, pasa a primer plano con fuerza contenida, la segunda porque tiene una melodía concreta, definida, que no se va por las ramas, que no se transforma, es decir, que se repite una y otra vez, haciendo muy fácil su asimilación.

Turtle Island es un diálogo interesante entre la voz, el órgano y la batería, que cobra un insutiado protagonismo a pesar de permanecer por detrás. No es exactamente melancolía lo que transmite esta canción, sino más bien desasosiego. Existe un desequilibrio entre el estribillo y el cuerpo que le da paso que impide que uno se sienta a gusto completamente.

Un arpegio de guitarra da la bienvenida a Holy Dances, un tema que transmite relajación y en el que el órgano vuelve a pasar a segundo plano. Las panderetas toman el relevo poco a poco y las voces se convierten en un coro perfecto construyendo un tono barroco presente siempre en el dream pop.

All the Years es un tema que empieza en alto, contiene una de las evoluciones melódicas más sugerentes del álbum y en uno estribillo bellísimo que, sin embargo, no está demasiado desarrollado para no quedar demasiado evidente.

Heart of Chambers es, probablemente, junto con Gila, el tema con más  fuerza del disco. Por primera y única vez, Beach House se ponen épicos y componen un tema que, a su manera, parece influído por los grandes temas de los años setenta. La guitarra vuelve a cobrar protagonismo en una atmósfera con grandes pretensiones  que no se ven defraudadas. Uno de los momentos álgidos del disco.

Some Things Last a Long Time empieza con lo que Aute llamaría sonido de alas como balas. Este tema transmite una tristeza extraña. El arpegio de la guitarra y las voces se entremazclan con una batería intentando adueñarse de la situación. Una canción que, por momentos, recuerda al folk norteamericano.

Además de darle la oportunidad al órgano de Victoria de demostrar toda su amplitud, Astronaut tiene el honor de contar con los coros más bellos de todo el disco, unos coros que explotan hacia el final del tema después de una cuidada preparación. No existe en todo el disco de Beach House un empeño tan meticuloso en mantener la tensión durante tanto tiempo para dejarla estallar poco a poco y provocar una intensa emoción. bellísima.

El ritmo y la estructura de D.A.R.L.I.N.G. la convierte en todo un clásico, una canción con aroma a las baladas de los años cincuenta y en el que el órgano de Victoria y la guitarra de Scally trabajan compenetrados. Es interesante cómo está pensado el acompañamiento, sostenido por el órgano y dejando a la guitarra redondear las frases.

Para terminar con buen sabor, Home Again nos regala una especie de villancico que con varios pasajes y en el que las panderetas vuelven a cobrar protagonismo.

Resumiendo, podríamos decir que Devotion, el segundo disco de Beach House, es una obra que permite ser escuchada de dos formas distintas. La primera es dejarse llevar por su propuesta y disfrutar de una atmósfera barroca, sosegada y extremadamente lírica que provoca intensas y variadas emociones. La segunda es profundizar algo más y descubrir que esas emociones se consiguen en virtud de una sofisticada arquitectura, donde el órgano, la guitarra y la percusión se organizan de una canción a otra en combinaciones distintas y orginales.

Beach House in MySpace

Official WebSite

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: